Sesión 03

COMO UN HOMBRE PIENSA, ASÍ ES SU VIDA

(As a Man Thinketh)

 

¿Cómo te fue con el ejercicio anterior?… En lo personal logré detectar en varios momentos del día, ese tipo de pensamientos que quiero evitar, que me estorban, que no tiene ningún caso dejar que ocupen espacio en la mente y mucho menos alentarlos.

Por otra parte logré al menos unas tres veces decirme cosas positivas y eso tuvo un efecto muy benéfico en mi estado de ánimo. Este ejercicio hay que continuarlo diariamente, continuamente, no se resuelve nada de un día para otro, debemos trabajarlo una y otra vez hasta convertirlo en un hábito…

Continuemos con otro párrafo del primer capítulo del libro…

  1. Pensamiento y Carácter

(Continuación)

El hombre es hecho o deshecho por sí mismo; en la armonía del pensamiento forja las armas con las que se destruye; también elabora las herramientas con las que construye para sí mansiones celestiales de felicidad, fortaleza y paz.

 

COMENTARIOS:

Cuando James Allen escribe: El hombre es hecho o deshecho por sí mismo; en la armonía del pensamiento forja las armas con las que se destruye; también elabora las herramientas con las que construye para sí mansiones celestiales de felicidad, fortaleza y paz me pone a pensar en innumerables personas que han logrado grandes triunfos en la vida y que nacieron en ambientes de pobreza, incluso a veces extrema, otros en barrios de gran hostilidad, de guerra o de padres alcohólicos o drogadictos, etc. pero que en lugar de culpar al pasado, a su familia o a las circunstancias, decidieron romper con la ley de probabilidades que poco futuro les auguraba y aceptaron –como tú y yo lo hacemos hoy– tomar el control de sus propias vidas, que abrieron sus ojos a nuevas posibilidades y horizontes, que dejaron de ver hacia atrás para ver hacia adelante, que entendieron que el pasado no se puede cambiar, pero que el futuro ¡!

Lo que realmente detiene a una persona para ser triunfadora son las excusas y los pretextos, el verdadero enemigo del éxito y de la realización personal es el conformismo; una cosa es la aceptación de sí mismo y otra muy diferente el quedarte cómo estás, sin hacer nada.

El gran cambio depende de nosotros y se logrará modificando nuestra manera de pensar. De entrada debemos permitirnos felicitarnos porque hoy ya no estamos dejando que otros decidan por nosotros, sino que a partir de ahora estamos empezando a tomar el control de lo que pensamos y con ello de los resultados que tendremos. Ahora vamos a trabajar en la realización de nuestros propios sueños y no en los de otros.

Ahora bien, será el tipo de pensamiento que sembremos en nuestra mente lo que nos traerá tarde o temprano beneficios o perjuicios. Pensamientos de envidia, odio, rencor, frustración, etc. acabarán hundiéndonos; pensamientos que sean positivos, sanos, de gratitud, de reconocimiento para uno mismo, la familia y los demás, que estimulen la alegría y la generosidad serán la plataforma de despegue para nuestro éxito.

El tipo de pensamiento que pongamos en nuestra mente nos dará inevitablemente un estado de ánimo que bien puede ser de paz y alegría o de angustia, tristeza o depresión. Por ejemplo si pienso en lo que tengo y no tanto en lo que me falta, me daré cuenta de que es muchísimo por lo que puedo ser agradecido, empezando porque estamos conscientes de nosotros mismos, de que vemos, oímos, respiramos y nos movemos sin depender de algo o alguien más, de que tuvimos una cama donde dormir, un alimento que disfrutar, etc. etc. Contar las cosas buenas da una sensación de bienestar maravilloso. ¿No lo crees? ¡Pruébalo! Y ya verás. Si por el contrario, pensamos en que el otro tiene más dinero, mejor casa, trabajo o automóvil, que sale más de vacaciones o viste ropas más caras. En que somos poca cosa o no somos merecedores de logar lo que anhelamos.  Que tal o cual persona es rica debido a sus “tranzas” o de que fulanita es una “zorra”, acabaremos profundamente amargados, deprimidos, podridos.

 

ACCIONES:

  • Piensa  y descubre ante ti mismo a qué o a quién estás culpando de lo que eres, de cómo estás, de lo que te hace falta. Decídete a dejar de culpar y pon un “¡Hasta aquí!” porque en realidad eres tú mismo quien tiene el control de tu vida. Evita a toda costa y de manera permanente quejarte y culpar. Atrápate cada vez que te estés quejando o culpando a algo o a alguien y cambia ese pensamiento negativo por uno positivo.
  • No dejes que te asalten las excusas o los pretextos, ni pensamientos como “No es tan fácil…”, Ni permitas sentimientos de impotencia, recuerda cómo el joven y pequeño David, venció al enorme y poderoso Goliat. Hoy, hay mexicanos como José Hernández que de campesino llegó a ser uno de los astronautas de la NASA que ha viajado al espacio, o el Dr. Alfredo Quiñones Hinojosa que cuando tenía 19 años, sin  nada de dinero y sin hablar una palabra de inglés, emigró ilegalmente a los Estados Unidos  y hoy es un eminente neurocirujano y profesor de neurocirugía y oncología en el Johns Hopkins Hospital.
  • Hoy decide que eres tú mismo quien vas a elegir a partir de este momento lo que vas a pensar.
  • Si crees que esto es posible, ¡tienes razón! Nuevamente te recuerdo lo que dijo Henry Ford el fundador de la fábrica de automóviles: Si crees que esto no es posible también la tienes, una u otra opción, son determinaciones tuyas…

 

Anuncios