Sesión 05

COMO UN HOMBRE PIENSA, ASÍ ES SU VIDA

(As a Man Thinketh)

 

¡Hoy llegamos a la 5º sesión! ¡Felicidades por no rendirte, por no pensar que esto está complicado o que no era lo que esperabas! Quiero decir que James Allen autor de este libro es un pionero en el movimiento de auto-ayuda y es la base de TODOS los motivadores modernos más destacados y aún mejor que eso de los grandes exitosos, por eso lo escogí para este taller y estoy convencido que es un acierto. A ti que me lees te pido la confianza, determinación, perseverancia y valor para continuar.

 

Estamos llegando a un punto muy interesante de este primer capítulo porque Allen nos sorprenderá con muchas de sus afirmaciones y habrá quien piense que contradice algunos de los principios morales con los que muchos fuimos “educados” pero nada más lejos de eso. Por el contrario, y a mí en lo personal me sucede, ha venido a darles sentido y fundamento (incluso hasta a mis creencias religiosas como católico). Así que si algunas expresiones te parecen demasiado extremas, espera, precisamente una de las tareas de este taller es analizarlas y si después de eso, te parecen correctas las hagas tuyas. En mi manera de pensar soy abierto a escuchar, analizar y luego decidir si esas propuestas las tomo o las dejo. Me quedo con lo que pienso es bueno para mi vida.

Continuemos con otro párrafo del primer capítulo del libro…

  1. Pensamiento y Carácter

(Continuación)

De todas las maravillosas verdades del alma que han sido recuperadas y redescubiertas en esta era, ninguna más grandiosa y fecunda de divina promesa y esperanza que esta – el hombre es el amo del pensamiento, forjador del carácter, creador y modelador de condiciones, entorno y destino.

Como un ser de Poder, Inteligencia y Amor, y señor de sus propios pensamientos, el hombre posee la llave de cada situación, y lleva consigo la agencia de transformación y regeneración por la cual hace de sí mismo lo que quiere.

 

COMENTARIOS:

James Allen nos da a entender al principio de este párrafo que no es “nuevo” el tema sobre lo que escribe y que ya desde tiempos muy anteriores se había estudiado esta materia. Señala que en esas verdades recuperadas hay una divina promesa y esperanza… ¿Qué quiere decir eso? Pues que como hijos y creación de Dios, estamos hechos a su “imagen y semejanza” es decir, (y guardada claro la proporción) que por la inteligencia o razón que poseemos tenemos la verdadera capacidad que nos hace diferentes a las demás criaturas de la tierra, y esta es la capacidad de pensar, de conocernos, asombrarnos y recrear y modificar nuestro entorno. Hoy vivimos de manera muy diferente a como se hizo hace 100 años y no digamos hace mil. Pero el Creador no sólo nos dio esa capacidad de pensar y recrearnos, nos dio también la libertad, y esa libertad nos permite decidir lo que queremos hacer de nosotros mismos sea en poca o gran medida. La esperanza está ahí también, en que podemos modificar las condiciones en que nos encontramos, aún en las más difíciles u hostiles.

Viktor Frankl fue un neurólogo y psiquiatra austriaco, que sobrevivió al holocausto padecido por los judíos durante la II Guerra Mundial y quien desde 1942 hasta 1945 estuvo cautivo en varios campos de concentración nazis. Entre sus frases más memorables podemos leer:

“Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas —la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias— para decidir su propio camino.”

Al hombre se le puede quitar todo, menos su capacidad y libertad de pensar lo que quiere.

Allen afirma:

el hombre es el amo del pensamiento, forjador del carácter, creador y modelador de condiciones, entorno y destino.

Nosotros gobernamos sobre nuestro pensamiento puesto que elegimos y decidimos lo que pensamos y la forma en que pensamos forja o construye nuestro carácter y como resultado creamos las condiciones y el ambiente y circunstancias en que vivimos.

 

ACCIONES:

  • Hoy debemos aceptar que nosotros podemos recuperar el control de nuestras vidas para convertirlas en lo que queremos, y eso implica disciplina y compromiso. Podemos empezar con algo que está definitivamente a nuestro alcance: querer hacerlo, la voluntad y determinación de hacerlo.
  • Hoy elige un pensamiento y repítelo cada vez que puedas, al menos una vez cada hora. Encuentra la manera que mejor te acomode para que lo tengas presente, y si quieres hasta una alarma puedes poner que te recuerde hacerlo. Como si fuera la alarma que te recuerda tomar un medicamento.

Te comparto lo que hoy será mi pensamiento:

Me alegra saber que tengo la libertad de elegir mis pensamientos y una prueba de ello es que esto que estoy pensando, yo mismo lo elegí.

 

Anuncios