Sesión 11

COMO UN HOMBRE PIENSA, ASÍ ES SU VIDA

( As a Man Thinketh )

 

Muchos hemos pensado que son las circunstancias, nuestro entorno o medio ambiente lo que ha hecho de nosotros lo que hoy somos, pero en buena medida es al contrario y entiendo que al principio puede costar trabajo entender esta afirmación, pero sí, somos lo que somos, estamos donde estamos y tenemos lo que tenemos como resultado de lo que hemos puesto en nuestra mente, llamémosle semillas, programaciones o pensamientos a lo largo de nuestra existencia.

Por el deseo de cambiar o de superarte has tomado la decisión de hacer este ejercicio o taller, y estás sembrando ahora nuevas semillas o pensamientos que habrán de germinar y te traerán nuevas circunstancias si sigues cultivando tu jardín mental con semillas frescas, sanas, positivas y arrancando, borrando esa hierba, la cizaña, esos viejos pensamientos que te detienen, que son lastre que te impide avanzar.  Te deseo una muy feliz semana, que sea plena de ¡éxitos y realizaciones!

Sigamos avanzando en el 2° capítulo del libro…

 

  1. Efecto del pensamiento en las circunstancias

(Continuación)

El entorno de las circunstancias toma forma en el mundo interno de los pensamientos, y todas las condiciones externas, agradables y desagradables, son factores que finalmente existen para el bien del individuo, el hombre aprende tanto sufriendo como disfrutando.

 

Siguiendo los más íntimos deseos, aspiraciones, pensamientos, por los cuales se deja dominar (persiguiendo visiones engañosas de impura imaginación, o caminando con pie firme el camino de elevadas aspiraciones), el hombre finalmente recibe por completo los frutos de estos en el entorno de su vida.

Las leyes del crecimiento y adaptación se cumplen en todo lugar.

Un hombre no llega a un asilo de ancianos o la cárcel por la tiranía del destino o las circunstancias, sino por el camino de pensamientos serviles y bajos deseos. No cae un hombre de pensamientos puros de repente en el crimen por estrés o por fuerzas meramente externas; pensamientos criminales han sido secretamente albergados en el corazón, y la hora de la oportunidad revela su poder acumulado. Las circunstancias no hacen al hombre; lo revelan a sí mismo. No puede existir condición tal como descender en el vicio mientras la persona sufre por sus inclinaciones viciosas; o ascender en la virtud y su felicidad pura sin el cultivo continuado de aspiraciones virtuosas; el hombre, por lo tanto, como amo y señor del pensamiento, es el hacedor de sí mismo, el formador y autor de su entorno. Aún en el nacimiento el alma se revela, y en cada paso de su peregrinación atrae aquella combinación de condiciones que la revelan, que son el reflejo de su propia pureza o impureza, su fortaleza y debilidad.

 

COMENTARIOS:

James Allen ahora nos enseña que lo que hoy nos rodea, nuestro entorno y circunstancias se fue gestando y tomó forma de acuerdo a la suma de pensamientos que hemos acumulado desde nuestra concepción. Es el resultado de lo que nos enseñaron (o “programaron”) y “aprendimos” consciente o inconscientemente; de lo que acabamos adoptando como propio.

Por todo lo aprendido hoy hay algunos que viven felices y contentos, con holgura económica, sanos y gozando de las cosas buenas de la vida. Otros por el contrario, pero por la misma razón, viven en angustia, sufrimiento, pobreza y enfermedad.  Hoy y porque hemos decido aplicar nuevos pensamientos y conforme vamos re-aprendiendo produciremos también cambios en nuestro alrededor y la buena noticia es que nosotros los estamos eligiendo ahora sí, de manera consciente y voluntaria. Estamos provocando lo que sí queremos y con la elección de los pensamientos correctos, lo podemos lograr.

Es importante grabarnos con fuego que dependiendo del tipo de pensamientos que alberguemos, de aquéllos que sean los dominantes, los que más alentemos y acariciemos, serán entonces los resultados que tendremos, esto es una fórmula, una ley que no cambia.

Si nuestros deseos o pensamientos por los que nos dejamos dominar son bajos, egoístas o malvados, sea en lo sexual, al servicio de nuestros instintos, o con respecto a los demás porque sentimos envidia, odio o rencor por alguien, si deseamos el mal, la desventura, desgracia, infortunio, enfermedad o incluso la muerte de alguien más; en realidad también lo estamos atrayendo para nosotros mismos. Por el contrario, si nuestros pensamientos y deseos son correctos, es decir, libres de errores o defectos, irreprochables, de elevadas aspiraciones, si somos generosos, agradecidos y deseamos el bien a los demás, si pensamos con justicia para el otro y le deseamos también salud, paz, prosperidad, bienestar, alegrías, y todo género de bendiciones, igualmente también lo atraeremos para nosotros mismos. No se puede obtener la genuina felicidad si no la cultivamos antes.

Nosotros a fin de cuentas somos los amos y dueños de lo que pensamos, nadie puede pensar por nosotros, así que a fin de cuentas somos nosotros mismos quienes nos hacemos y formamos por tanto y somos los autores de nuestro entorno, de lo que tenemos alrededor nuestro.

Eso que nos rodea, nuestras circunstancias o según van las cosas, no nos hace, más bien refleja, revela, desenmascara lo que verdaderamente somos como resultado de lo que hemos pensado. Nada es gratuito o producto del azar o la suerte.

 

ACCIONES:

  • Hagamos hoy una lista lo más completa que puedas de los deseos que más acariciamos, date tu tiempo, tal vez de algunos ni siquiera eres consciente.
  • Analiza cuáles deseos realmente quieres y debes conservar… recuerda, lo que desees se te puede cumplir para bien o para mal.
  • El ejercicio será ir deshaciéndote de todo aquello que te rebaja, que te estorba y paraliza, que no favorece, ni aporta nada positivo al logro de tus metas. Ejercitémoslo toda la semana.
  • Fortalece aquéllos pensamientos positivos, generosos, llenos de gratitud y de alegría por el bienestar de los demás. Sí, el bienestar del otro debe ser motivo de alegría nuestra. Ejercitémoslo toda la semana.

 

Mi correo está a tu disposición, sólo da “Clic” sobre la siguiente dirección: andresbermea@vitaminasparaelexito.com,  te invito a escribir y que nos compartas tus pensamientos y comentarios. Me será muy valioso.

 

Anuncios