Sesión 17

COMO UN HOMBRE PIENSA, ASÍ ES SU VIDA

( As a Man Thinketh )

 

Nuestra vida no es una novela ni una tragedia griega, no tenemos un destino escrito desde antes, ni por nadie. Si bien es totalmente cierto que ya no podemos enmendar o cambiar ni siquiera un segundo de nuestro pasado, también es absolutamente cierto que sí podemos escribir y construir todo nuestro futuro. También es cierto que vivimos inmersos en una serie de circunstancias que nos pueden influir en diferentes maneras, pero esas también son las que nosotros mismos seguimos eligiendo o permitiendo y a las que frecuentemente les damos un valor mayor al que realmente tienen.

Hay muchos casos de personas que viviendo en las condiciones más adversas y hostiles, han puesto un hasta aquí para cambiar su situación. En VITAMINAS PARA EL ÉXITO hemos publicado varias de esas historias, como la de la pequeña Malala Yousafzai que incluso estuvo en riesgo de muerte por luchar contra el régimen talibán por defender el derecho fundamental a la educación; o por el contrario historias de hombres que aparentan tenerlo todo como Scott Neeson quien llegó a ser el Presidente de la célebre productora de películas 20th. Century Fox y que teniendo toda clase de lujos y rodeados de famosas y bellas estrellas, en un viaje a Camboya encontró su verdadero propósito de vida, vendió su mansión y todas sus posesiones y se fue a trabajar para ayudar a niños que conoció en un basurero tóxico. No importa cómo sea nuestra circunstancia actual, siempre podremos hacer algo por nuestro futuro. Depende única y exclusivamente de nosotros, lo único que realmente puede detenernos son las excusas y pretextos que pongamos.

¿En dónde radica la posibilidad del cambio? En algo tan cercano a nosotros mismos como es nuestra mente… Sigamos avanzando con algunos párrafos en el 2° capítulo del libro…

 

  1. Efecto del pensamiento en las circunstancias

(Continuación)

Cambie un hombre radicalmente sus pensamientos, y se asombrará de la rápida transformación que operará en las condiciones materiales de su vida. El hombre imagina que puede mantener en secreto sus pensamientos, pero no puede; rápidamente los pensamientos se cristalizan en hábitos, y los hábitos toman forma de circunstancias.

  • Pensamientos indulgentes (que se hacen de la vista gorda) se cristalizan en hábitos de indulgencia respecto a la bebida y el sexo, que toman forma de destrucción y padecimiento;
  • Pensamientos impuros de todo tipo se cristalizan en hábitos de desorientación y debilidad, que toman forma de circunstancias de perturbación y adversidad;
  • Pensamientos de temor, duda e indecisión se cristalizan en hábitos de debilidad, falta de hombría e irresolución (Falta de resolución), que toman forma de circunstancias de fracaso, indigencia (pobreza), y dependencia (Situación de una persona que no puede valerse por sí misma.);
  • Pensamientos de pereza se cristalizan en hábitos de desaseo y deshonestidad, que toman forma de circunstancias de inmundicia y mendicidad;
  • Pensamientos de odio y condena se cristalizan en hábitos de acusación y violencia, que toman forma de circunstancias de injuria y persecución;
  • Pensamientos narcisistas de todo tipo se cristalizan en hábitos egoístas, que toman forma de circunstancias de mayor o menor angustia.

Por otro lado,

  • Pensamientos nobles (Generosos, honrosos, estimables) de cualquier tipo se cristalizan en hábitos de gracia y bondad, que toman forma de circunstancias de felicidad y cordialidad;
  • Pensamientos puros se cristalizan en hábitos de temperancia y dominio de sí mismo, que toman forma de circunstancias de paz y tranquilidad;
  • Pensamientos de valentía, auto-confianza y decisión se cristalizan en hábitos valerosos, que toman forma de circunstancias de éxito, plenitud y libertad;
  • Pensamientos llenos de energía se cristalizan en hábitos de pulcritud y laboriosidad, que toman forma de circunstancias placenteras;
  • Pensamientos nobles y caritativos se transforman en hábitos de generosidad, que toman formas de circunstancias de protección y preservación;
  • Pensamientos de amor y generosidad cristalizan en hábitos de desprendimiento, que toman forma de circunstancias de prosperidad perdurable y riqueza verdadera.

 

COMENTARIOS:

Creo que esta vez James Allen es bastante claro…

Cambie un hombre radicalmente sus pensamientos, y se asombrará de la rápida transformación que operará en las condiciones materiales de su vida.

¿Qué es cambiar radicalmente de pensamientos?  Radicalmente se refiere a dos cosas: Primero, a lo fundamental o esencial, es decir lo más importante de nosotros mismos, lo que nos rige o gobierna, aquello que está más enraizado en nuestro interior. Segundo: total y completo. No puede ser a medias.

Si te gustaría cambiar, es bueno preguntarte ¿Qué es lo que no te gusta de tu situación o circunstancia actual? ¿Cuál es el origen de esta situación? ¿Cómo te gustaría que fuera tu circunstancia? ¿Qué te impide que así sea? Y esto último ¿Es un pretexto o una excusa? ¿Algo que aprendiste? ¿Una limitación auto impuesta por ti mismo?… Aquello que pensamos repetidamente, que alimentamos frecuentemente tiende a generar hábitos y esos hábitos acaban convirtiéndose en nuestra realidad. Si por ejemplo pensamos día tras día que no somos hábiles, capaces o “buenos” para manejar en nuestro trabajo ciertos programas o aplicaciones en la computadora y que por eso batallamos o tardamos más que los demás o simplemente no entendemos cómo hacerlo o nos creemos incapaces para intentarlo; estaremos creando el hábito de fallar en nuestro trabajo. ¿Cómo se transforma eso en nuestra circunstancia? En que si fallamos repetidamente en nuestra tarea, no habrá para nosotros una mejor oportunidad de empleo, u asenso o un aumento, y sólo veremos con envidia y mala cara a quien sí lo logra. Hemos decidido que no lo merecemos y lo que recibimos es justamente la respuesta a ese pensamiento. Esa situación o circunstancia que nos amarga y angustia, nosotros mismos la hemos diseñado.

 

ACCIONES:

  • Revisemos las dos listas de tipo de pensamiento que el autor detalla y sus resultados y de una manera genuina y honesta veamos cuántos y cuáles de nuestros pensamientos encajan en cada descripción. El ejercicio consiste en qué tipo de pensamientos o cuáles pensamientos debemos evitar y cuáles debemos elegir y alimentar… Esta es una tarea de todos los días. En una ocasión escuché a un piloto aviador quien señalaba que el 70% del vuelo consistía en ir corrigiendo el rumbo, Así es nuestra vida…

 

Déjanos un comentario o escríbeme a mi correo que está a tu disposición: andresbermea@vitaminasparaelexito.com  (Resalta y copia por favor la dirección de correo y pégala en tu navegador de correo). Te invito a escribir y que nos compartas tus pensamientos y comentarios. Me será muy valioso.

 

Anuncios