Sesión 21

COMO UN HOMBRE PIENSA, ASÍ ES SU VIDA

( As a Man Thinketh )

En la sesión anterior vimos aquí como incluso nuestra salud física está fuertemente influida por el tipo de pensamientos que albergamos en nuestra mente y como pensamientos enfermizos acaban también enfermando nuestro organismo. Esto tiene sentido pues no podemos separar al cuerpo de nuestra mente.

Hoy James Allen continúa el tema y su lección trata sobre como si queremos gozar de buena salud permanente e incluso de ¡belleza corporal! Tenemos que empezar por embellecer nuestra mente. ¿Cuál es el efecto de nuestros pensamientos en nuestro cuerpo? Vayamos a la continuación del 3er. Capítulo del libro…

 

  1. Efecto del pensamiento en la salud del cuerpo

(Continuación)

Si deseas perfeccionar tu cuerpo, sé celoso con tu mente. Si quieres renovar tu cuerpo, embellece tu mente. Pensamientos de malicia, envidia, decepción, desaliento, le arrebatan al cuerpo su gracia y salud. Una cara amarga no es cuestión de azar, sino de pensamientos amargos.

Las arrugas que desfiguran están hechas por la necedad, la pasión y el orgullo.

Conozco una mujer de noventa y seis años que posee la inocente y luminosa cara de una niña. Conozco un hombre que no alcanza la mediana edad cuya cara está desfigurada por líneas sin armonía.

Una es el resultado de una disposición dulce y vívida, el otro el resultado de la pasión y el descontento.

Así como no puedes tener un hogar saludable y dulce si no dejas entrar libremente el aire y la luz del sol en las habitaciones, así un cuerpo vívido, feliz, o un rostro sereno sólo puede ser resultado de dejar entrar libremente en la mente pensamientos felices, buenos deseos y serenidad.

En la cara de los ancianos hay arrugas producidas por la simpatía. Otras por pensamientos puros y vigorosos; y otras talladas por la pasión: ¿quién no puede distinguirlas? Para aquellos que han vivido correctamente, la edad trae calma, paz, como una puesta de sol. Recientemente he observado a un filósofo en su lecho de muerte. Era viejo sólo de años, murió tan dulce y calmadamente como vivió.

  • No hay mejor medicina que los pensamientos felices para disipar los males del cuerpo;
  • no hay mejor reconfortante que la buena voluntad para disipar las sombras de la pena y la amargura.
  • Vivir continuamente con pensamientos malévolos, cínicos, y envidiosos, es confinarse en una prisión hecha por uno mismo.
  • Pero pensar bien de todos, ser amable con todos, y pacientemente aprender a encontrar el lado bueno de las cosas – tales pensamientos son las verdaderas puertas del cielo;
  • y vivir el día a día en pensamientos de paz hacia toda criatura atraerá paz en abundancia a su poseedor.

 

COMENTARIOS:

Lo esperable, lo deseable es que los seres humanos vivamos siempre de manera saludable, vigorosa y con un organismo libre de enfermedades o padecimientos. Pensar o desear lo contrario es ir en contra de las leyes naturales. Sólo mentes enfermas o torcidas pueden desearse o desear a otros un malestar. Para lograrlo el autor señala que podemos renovar nuestro cuerpo si embellecemos nuestra mente, es decir si procuramos buenos pensamientos, bellos y positivos. Por el contrario “malos pensamientos” como la envidia, la decepción, el desaliento, le arrebatan al organismo su salud. Las caras amargadas, arrugadas provienen de pensamientos amargos. Has notado al ver las noticias en la televisión o las fotografías en los periódicos, como los rostros de los criminales muy frecuentemente corresponden a caras deformes por el vicio, las bajas pasiones y el orgullo y la soberbia desmedida.

Lo que pensamos también acaba reflejándose en nuestro rostro, esto debe ser fácil de entender y creo que lo ejemplifica de manera sencilla lo siguiente: Te has fijado como cuando recibes una buena noticia (información que llega a tu mente) el rostro se ilumina y sonríes desbordando vida; mientras que por el contrario, al recibir una mala noticia, el rostro se arruga, palidece y se vuelve adusto, sombrío. Bueno pues lo mismo sucede con el resto de pensamientos que permitimos en nuestra mente, que también y por su persistencia, acaban modelando nuestras caras ¡pero también el resto de nuestro organismo! Muchos tipos de pensamientos negativos, enfermizos, pecaminosos empiezan reflejándose en algunos en forma de enfermedades estomacales, en otros en el sistema respiratorio, y así hasta que incluso se desarrollan cánceres que acaban llevando al cementerio a muchos que “se van antes de tiempo”…

 

ACCIONES:

  • La tarea para hoy te hará sentir muy bien y se trata de enfocarte en tener pensamientos que te hagan feliz…
  • También el autor recomienda pensar bien de todos, ser amable con todos. Si lo intentas hoy, no hay secuelas ni reacciones secundarias adversas o negativas y verás que al final del día te sentirás con gran energía, alegría y especialmente con paz.

 

Déjanos un comentario o escríbeme a mi correo que está a tu disposición: andresbermea@vitaminasparaelexito.com  (Resalta y copia por favor la dirección de correo y pégala en tu navegador de correo). Te invito a escribir y que nos compartas tus pensamientos y comentarios. Me será muy valioso.

Anuncios