Sesión 26

COMO UN HOMBRE PIENSA, ASÍ ES SU VIDA

( As a Man Thinketh )

 

Ojalá y a este momento ya tengamos claro lo fundamental que es para lograr el éxito, el que tengamos un propósito de vida, pero si aun así todavía nos es difícil poder establecerlo con precisión, ¿Por dónde podemos empezar? De una manera breve y sutil James Allen tiene una respuesta en las últimas palabras de este capítulo 4°.

Allen también nos advierte de los peores enemigos que podemos encontrar en nuestra ruta al éxito y de cómo conquistar al fracaso. Al principio del taller señalé que este más que un libro es una herramienta y que para que funciones hay que utilizarla, aplicarla diariamente y hacerlo adecuadamente. No basta leer, hay que trabajar en la construcción de nuestro nuevo ser. Para concluir el capítulo el autor nos da una estrategia formidable…

 

  1. Pensamientos y propósitos

(Conclusión del capítulo)

La decisión y el propósito emanan del conocimiento de lo que podemos hacer. La duda y el miedo son los grandes enemigos del conocimiento, y aquel que los aliente, y no los elimine, encontrará la frustración a cada paso.

Aquel que haya conquistado la duda y el miedo ha conquistado al fracaso. Cada uno de sus pensamientos está aliado al poder, y las dificultades son valientemente enfrentadas y derrotadas con sabiduría. Sus propósitos son sembrados oportunamente, y florecen y producen frutos que caerán de tan maduros.

El pensamiento aliado fuertemente al propósito se convierte en una fuerza creativa; aquel que comprenda esto está listo para transformarse en un ser superior y más fuerte que un simple atado de pensamientos vacilantes y sensaciones cambiantes. Quien logre esto se habrá convertido en al amo consciente e inteligente de sus poderes mentales.

 

COMENTARIOS:

El establecer nuestro propósito de vida y saber además que ese es el correcto podría parecer una tarea abrumadora, pero el autor aquí nos da una muy buena pista de manera muy sutil y breve pero contundente: “La decisión y el propósito emanan del conocimiento de lo que podemos hacer.” Esto quiere decir que debemos explorar en nuestro interior cuáles son nuestras capacidades, ¿Para qué somos buenos?, lo que podemos hacer, lo que nos sale bien y resulta fácil hacer y de manera natural. Por ejemplo, yo en lo personal, sé que con dificultad y una regla, apenas dibujo una línea recta, sé que en mis genes no está la pintura; pero también sé que me desempeño bien frente a un público o la cámara. Hay otros quienes tienen una facilidad  y una predisposición natural hacia los números, ahí tienen una buena señal. Otras tendrán un extraordinario talento para la cocina o disfrutan enormemente de escuchar a otros, en eso también hay pistas. No hace mucho escuché la pregunta ¿Sabes cuándo estás haciendo lo correcto? Cuando pierdes la noción del tiempo y el espacio. Seguramente también has escuchado la expresión: “Es que el tiempo me pasó volando”… El encontrar cuáles son nuestras fortalezas, aptitudes y capacidades, es de muy valiosa ayuda para establecer y lograr nuestro propósito de vida. Tal vez los ejemplos que he puesto son simples, pero de seguro te dan una idea de por dónde voy.

Frecuentemente lo que nos detiene son las dudas y el miedo y eso afirma el autor es nuestro peor enemigo. El fracaso no es nuestro enemigo, es una señal de que lo estamos intentando y que el camino o la manera de hacerlo no era la más adecuada y ahora sabemos lo que no hay que hacer. Lo que realmente nos detiene son las dudas, el creer que no merecemos algo o que no estamos capacitados para lograrlo o tenerlo. El miedo al fracaso y al qué dirán nos paraliza y eso además es dejar en factores externos o en terceros nuestro futuro, nuestra propia felicidad. Nuestra indecisión está parada precisamente en las piernas de la duda y del miedo. Vencerlas es el principio del éxito, de la realización, de la felicidad. Permitir que nos venzan la duda y el miedo, nos llevará irremediablemente al fracaso y la frustración.

Qué poderosa la frase de James Allen: “Aquel que haya conquistado la duda y el miedo ha conquistado al fracaso.” Creo que es tan sencilla pero al mismo tiempo tan determinante que no creo que requiera de mayor comentario o explicación. Aprende a vencer a la duda y al miedo y habrás vencido al fracaso. No nos queda de otra, el éxito y la felicidad duradera, la realización, implican tener valentía y que no es lo mismo que temeridad o imprudencia. Si nuestros pensamientos van en función de nuestro propósito nos darán una fuerza capaz de convertirnos en un ser superior y más fuerte, no sólo en el arquitecto de nuestro propio destino, sino en el constructor del mismo.

 

ACCIONES:

  • Hoy elige vencer algunos de tus pequeños miedos, como decir a alguna persona que le estimas o decir “te quiero” a tu pareja, entrar a una tienda y preguntar el precio de algo que has visto en el aparador; preguntar la descripción y calificaciones requeridas para un nuevo puesto. O invitar a tomar un café a esa persona que te atrae. Debe haber algo por ahí a lo que no te has atrevido, por miedo… porque dudas. ¡Inténtalo hoy! Elije durante esta semana, cada día vencer esos pequeños miedos, y verá como conforme los conquistas, tu confianza se irá incrementando de tal manera, que MUY pronto estará en condiciones de vencer a la gran duda, al mayor de los miedos.
  • Uno de los grandes genios de la humanidad Albert Einstein, nos da una herramienta adicional cuando nos dice:

 “Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad”

 

Déjanos un comentario o escríbeme a mi correo que está a tu disposición: andresbermea@vitaminasparaelexito.com  (Resalta y copia por favor la dirección de correo y pégala en tu navegador de correo). Te invito a escribir y que nos compartas tus pensamientos y comentarios. Me será muy valioso.

Anuncios