Sesión 30

COMO UN HOMBRE PIENSA, ASÍ ES SU VIDA

( As a Man Thinketh )

 

Vayamos ahora a la conclusión del 5° capítulo del libro. Es importante no confundir al éxito –y recordemos que aquí hablamos de un éxito trascendente– con fa fama y la fortuna económica, aunque no están peleados, ni son excluyentes uno del otro. Pero puede resultar fácil cuestionar el cómo es posible que gente deleznable y ruin, rateros, criminales y abusadores de todo tipo, seres sin sentimientos de misericordia y compasión por los demás, vivan a todo lujo y sus nombres figuren públicamente como ciudadanos destacados. ¿Pero conocemos a fondo en qué condición se encuentra el resto de sus vidas, sus relaciones de pareja y de familia, su salud? ¿Cuál será su destino final?…

Basta elevar un poco la mirada para reconocer que nuestra vida dura apenas un brevísimo instante en relación a la historia de la humanidad y aún esta última parece una nada con la existencia del universo conocido. Aferrarnos al placer, al confort del aquí y ahora puede significar sacrificar ingenuamente el gozo eterno. El problema de hoy es que la gente se está acostumbrando a disfrutar (y sin cuestionarlo)  de la chatarra y de la basura y se ha perdido de manera importante la sensibilidad y el gusto por lo verdaderamente bueno. Es triste pero no es difícil escuchar a jóvenes que han caído en las garras del crimen, que prefieren “vivir bien” aunque sea uno o dos años, que “pobres y miserables” toda una vida. Pero ¿No sería preferible gozar de toda la eternidad?…

Seguramente si estás leyendo esto y eres de los que siguen este taller, es porque no eres una persona conformista, ni te parece suficiente recibir de la vida centavos de cobre cuando puedes obtener valiosas monedas de oro. ¿Por qué privarnos tú y yo de una vida plena de realizaciones, de gozar con lo que somos y hacemos y de tener paz? Muchos han encontrado que esto es posible y no inalcanzable, basta seguir la fórmula y recuerda que el producto de seguir fielmente una fórmula, será siempre el mismo… Sigue la fórmula de los exitosos y serás exitoso. Nadie dice que sea fácil o rápido, por eso los más grandes y bellos diamantes son también los más caros. Todo tiene su precio o por decirlo de otra manera, su sacrificio… Vamos a los últimos párrafos de este capítulo…

 

  1. El factor pensamiento en el éxito

(Continuación)

… El universo no favorece al codicioso, al deshonesto, al vicioso, aunque superficialmente a veces pareciera hacerlo; ayuda al honesto, al magnánimo, al virtuoso. Todos los grandes Maestros de todas las eras han declarado esto de distintas maneras, y para probarlo y entenderlo el hombre no tiene más que persistir en hacerse más y más virtuoso elevando sus pensamientos.

Los logros intelectuales son el resultado de un pensamiento consagrado a la búsqueda del conocimiento, o de la belleza y la verdad en la naturaleza. Tales logros pueden estar a veces ligados a la vanidad y la ambición pero no son el resultado de estas características; son el resultado natural de un arduo y prolongado esfuerzo, y de pensamientos puros y desinteresados.

Los logros espirituales son la consumación de aspiraciones divinas. Aquel que vive constantemente en la concepción de nobles y elevados pensamientos, que vive puro y desinteresado, se convertirá, tan seguro como que el sol alcanza su cúspide, y la luna llega a ser llena, en un hombre sabio y noble de carácter, y se elevará a una posición de influencia y buena fortuna.

El éxito, de cualquier tipo, es la corona del esfuerzo, la diadema del pensamiento. Con la ayuda del dominio de sí mismo, resolución, pureza, rectitud, y pensamientos bien orientados, el hombre asciende; llevado por la irracionalidad, indolencia, impureza, corrupción, y pensamientos confusos el hombre desciende.

Un hombre puede elevarse a grandes hazañas terrenales, e incluso a sublimes altitudes en el mundo espiritual, y descender otra vez a la miseria al permitir que pensamientos arrogantes, egoístas y corruptos lo posean.

Las victorias obtenidas mediante el pensamiento correcto pueden ser conservadas sólo con vigilancia. Muchos cesan sus esfuerzos cuando el éxito está asegurado, y rápidamente caen en la derrota.

Todo logro, sea en los negocios, intelectual, o espiritual, son el resultado de pensamientos orientados con definición, están gobernados por la misma ley y por el mismo método; la única diferencia es el objetivo.

Aquel que quiera lograr poco ha de sacrificar poco; quien quiera lograr mucho ha de sacrificar mucho; quien quiera lograr grandezas debe sacrificar grandemente.

 

COMENTARIOS:

James Allen nos alerta sobre como a fin de cuentas la vida “no favorece al codicioso, al deshonesto, al vicioso, aunque superficialmente a veces pareciera hacerlo; ayuda al honesto, al magnánimo, al virtuoso.” Así como nuestro cuerpo no es sólo puras manos o pies o una boca, así la verdadera felicidad, el gozo, el éxito, no están conformados por una sola cosa, sino por el equilibrio y armonía de varios elementos que deben funcionar como una sola unidad y orientados en una misma dirección. “El éxito, de cualquier tipo, es la corona del esfuerzo, la diadema del pensamiento.”

¿Cuáles son los elementos que nos ayudan a lograr el éxito? Allen lo señala: “dominio de sí mismo, resolución, pureza, rectitud, y pensamientos bien orientados…”

Todo logro -continúa el autor- “sea en los negocios, intelectual, o espiritual, son el resultado de pensamientos orientados con definición, están gobernados por la misma ley y por el mismo método; la única diferencia es el objetivo.” Es decir, para llegar a algún lado, a una parte, hay que saber a dónde se quiere ir o llegar. Este es el momento de repasar nuestro propósito de vida, lo que en realidad queremos de nuestra existencia y nuestros pensamientos y cada una de nuestras acciones, deben estar claramente enfocadas en esa dirección. Ahora bien ¿Qué tanto esperas o deseas lograr?… Si es poco lo que deseas obtener trabajarás y sacrificaras poco. Pero si quieres lograr mucho, deberás trabajar y sacrificar mucho.

 

ACCIONES:

  • Hoy repasa si ya tienes y –preferentemente por escrito– lo que quieres ser, hacer y tener en la vida…
  • ¿Se le ha acumulado polvo?… Hay que dar una sacudida y retomar el camino hacia nuestro objetivo. Si de repente piensas o sientes que te has apartado del camino, no te angusties, es cuestión de retomar la dirección correcta. Una vez escuché a un piloto de aviación decir que el 70% del viaje es estar corrigiendo el rumbo…
  • Hoy elije tres pensamientos positivos y repítelos varias veces en el día, siémbralos… ya darán fruto…

 

Déjanos un comentario o escríbeme a mi correo que está a tu disposición: andresbermea@vitaminasparaelexito.com  (Resalta y copia por favor la dirección de correo y pégala en tu navegador de correo). Te invito a escribir y que nos compartas tus pensamientos y comentarios. Me será muy valioso.

Anuncios